sábado, 10 de septiembre de 2011

Candela (agosto 2011)


Un hombre recorre la noche sin apuro. Compra golosinas para la chica en el banco.
Se arregla el pelo. Se acomoda la campera y aguarda que ella decida regalarle su última imprudencia.

1 comentario:

  1. tan triste!!! además de la síntesis perfecta. Muy bueno. Saludos

    ResponderEliminar